Todos los Presidentes del Sevilla Fútbol Club

2013–Actualidad

2013–Actualidad

JOSÉ CASTRO CARMONA

José Castro Carmona nació en Utrera (Sevilla) el 20 de julio de 1958. Empresario del mundo de la construcción, está vinculado al consejo de administración del Sevilla FC desde 1997, cuando hizo valer su paquete accionarial. Vicepresidente del club desde 1999, con Roberto Alés y posteriormente con José María Del Nido, accedió al máximo cargo de la sociedad sevillista tras la dimisión de este último en 2013.

Castro ha tenido la habilidad de dar continuidad a la mejor etapa de la historia del Sevilla FC. Bajo su mandato, el club ha logrado cuatro títulos de la UEFA Europa League -2014, 2015, 2016 y 2020-, habiendo disputado además cuatro finales de Supercopa de Europa, dos del Campeonato  de España y dos de la Supercopa de España. En la temporada  2020/21 el equipo logró el récord de puntos en Liga. Asimismo, el Sevilla FC en este periodo se ha clasificado seis veces para la disputa de la Liga de Campeones, llegando a alcanzar los Cuartos de Final en 2018, tras eliminar al Manchester United.

En la presidencia de José Castro destaca también la reforma integral que desde el verano de 2015 se le está realizando al Estadio Ramón Sánchez-Pizjuán, logrando un cambio total de aspecto del mismo, y consiguiendo con esta remodelación que sea sede de la Final de la UEFA Europa League de 2022. En cuanto a la Ciudad Deportiva, fue presentado un ambicioso proyecto de renovación, cuya primera fase, que se corresponde con la ejecución de la grada principal del Estadio Jesús Navas, ya se encuentra finalizada.

En la actualidad continúa en el cargo.

1995/1995 | 2002/2013

1995/1995 | 2002/2013

JOSÉ MARÍA DEL NIDO BENAVENTE

José María Del Nido Benavente nació en Sevilla el 6 de agosto de 1957. Abogado de profesión, heredó el sevillismo de su familia. Su padre, José María del Nido Borrego, fue directivo y vicepresidente con José Ramón Cisneros Palacios y con Eugenio Montes Cabeza.

Antes de llegar a la presidencia fue vicesecretario con Luis Cuervas y escaló puestos hasta ocupar la vicepresidencia con este presidente. Accede a la presidencia el 27 de mayo de 2002 en sustitución de Roberto Alés. Con anterioridad, en 1995, había ejercido la presidencia de manera interina con motivo de los sucesos que habían desencadenado el descenso administrativo. Intervino de manera decisiva en la famosa Junta General Extraordinaria de mayo de 1997.

Forma su primer Consejo de Administración con los siguientes directivos: José Castro Carmona, Miguel Aguilar Martínez, Juan Silverio de la Chica, José María Cruz Rodríguez, José Gandul Alcántara, Américo Govantes Burguete, Estanislao Asián Rodríguez, Enrique Cruz Rodríguez, Manuel Vizcaíno Fernández, José Manuel Gamboa Segura y Luis Carrión Amate, siendo secretario y vicesecretario los señores Manuel Soto Díaz y Javier Moya García respectivamente.

En lo deportivo, al tomar las riendas del club en 2002 garantiza la continuidad del equipo de trabajo precedente, cuyas referencias eran Monchi y Joaquín Caparrós. Sin haber cumplido aún los dos años en el cargo traspasa al Arsenal a José Antonio Reyes, el mayor valor de la plantilla, lo cual supondría disminuir considerablemente la deuda que arrastraba la entidad. A pesar de las ventas que se producen estos años la nómina de futbolistas no disminuye en calidad, sino que por el contrario mejora considerablemente con la adquisición de jugadores a bajo coste y que terminarán convirtiéndose en estrellas. En la temporada 04/05 el Sevilla FC volvía a jugar en Europa, concretamente la Copa de la UEFA. Al año siguiente, de la mano de Juande Ramos, se ponía fin a la sequía de títulos conquistando en Eindhoven la Copa de la UEFA. Mismo éxito se obtendría en Glasgow la temporada siguiente, no sin antes haber derrotado al FC Barcelona en la final de la Supercopa de Europa. Y aún llegarían más títulos: 2 Copas de España (2007 y 2010) y una Supercopa de España (2007), además de la calificación de mejor equipo del mundo dos años consecutivos -2006 y 2007- por la IFFHS.

Del Nido dotó al club de una estructura moderna que equiparaba su funcionamiento al de los grandes clubes del mundo, recuperando el club bajo su mandato la grandeza de la primera mitad del siglo XX.

Le sucede en el cargo el 9 de diciembre de 2013 el vicepresidente José Castro Carmona.
2000/2002

2000/2002

ROBERTO ALÉS GARCÍA

Roberto Alés García que venía repitiendo cargo de consejero desde hacía años, accede a la presidencia tras Rafael Carrión. Alés consigue disminuir la deuda y convierte al club en un ente con estructura empresarial.

El principal acierto de Roberto Alés es poner a Monchi al frente de la dirección deportiva, con la encomienda de buscar una plantilla modesta económicamente y a la vez competitiva, trabajo que cumple a la perfección. En el banquillo sienta al utrerano Joaquín Caparrós, que supo sacar el máximo rendimiento de los jugadores que tuvo bajo sus órdenes.

Roberto Alés compone un Consejo de Administración con José Castro Carmona, Augusto Lahore Camuña, José María Cruz Rodríguez, Luís Carrión Amate, Jaime Camacho Ruiz, Antonio Galadi Raya, Américo Govantes Burguete, Manuel Ruiz Soto, Alfonso Jiménez Roldán, Juan Silverio de la Chica, Javier Moya y José Gandul Alcántara.

El Consejo presidido por Alés se marcó desde el principio tres objetivos fundamentales. El primero, en lo económico, imprescindible para parar la deuda en base a una política de austeridad total. El segundo ascender el equipo a Primera División cosa que logró al final de la temporada 00/01. Y el tercero, la consolidación del equipo, quedando en las puertas de Europa al finalizar la temporada 01/02. Sin saberlo, Alés había establecido los cimientos del éxito venidero.

Finaliza su mandato el 27 de mayo de 2002, quedando la dirección del club en manos de José María del Nido Benavente.

Falleció el 22 de febrero de 2019 a la edad de 83 años.

1997/2000

1997/2000

RAFAEL CARRIÓN MORENO

Rafael Carrión Moreno accede a la presidencia el 15 de mayo de 1997 tras la famosa asamblea celebrada en el World Trade Center de Sevilla. En esos momentos el déficit del Sevilla llegaba a rebasar los tres mil millones de pesetas -18 millones de euros-. En lo deportivo el equipo había descendido a Segunda División.

Rafael Carrión comienza su mandato llevando en su junta a Juan Silverio de la Chica, José Castro Carmona, José Martín Baena, Eduardo Romero Silva, Enrique González Merino, Manuel Álvarez Palacios, Juan Romero Lafitte, Luís Marín Sicilia, Eduardo Arenas Bocanegra, Luís Carrión Amate, Manuel Pérez Giráldez, Pedro Cárdenas Osuna, Augusto Lahore Camuñas, Francisco López Fernández, Antonio Jiménez Orta, Carmelo Gómez Domínguez y Américo Govantes Burguete.

Durante el mandato de Rafael Carrión, se marcharon en la primera temporada Salva y Carlitos, y en la segunda Velasco. En cambio, las incorporaciones -que son muy numerosas- no dan el resultado que Carrión esperaba. Con respecto al banquillo, se contrataron cinco entrenadores: Julián Rubio, Juan Carlos Álvarez, Vicente Miera, Fernando Castro Santos, y Marcos Alonso.

En la primera temporada el Sevilla FC solo consiguió la séptima plaza en la división de plata, muy lejos del objetivo del ascenso, logro que sí se conseguiría en la temporada posterior, cuando se vence en la promoción de ascenso al Villarreal CF.

En la temporada 99/00, el Sevilla FC vuelve a perder nuevamente la categoría de honor y ello lleva a Rafael Carrión a presentar su dimisión.

Rafael Carrión antes de acceder a la Presidencia del Sevilla FC había sido directivo en numerosas ocasiones. Su padre, Rafael Carrión Romero, fue también directivo del Sevilla durante muchos años.

1996/1997

1996/1997

JOSÉ MARÍA GONZÁLEZ DE CALDAS

José María González de Caldas, arquitecto, promotor y empresario taurino, presidió el Sevilla FC entre el 14 de febrero de 1996 y el 15 de mayo de 1997.

Formó Consejo de Administración con Francisco Escobar Gallego, Roberto Alés, Eduardo Romero Silva, Américo Govantes, Rafael Carrión Moreno, José Gómez Miñan, José Martín Baena, Gonzalo Escacena, Fernando de Huidobro Rein, Miguel López Benjumea, Manuel Pérez Giraldez, Ramón Ibarra Llosent, María José González Arias, Felipe Rodríguez Melgarejo y Ramón de Santiago.

Acometió el ilusionante fichaje de José Antonio Camacho para dirigir el Sevilla FC, pero tanto él como los fichajes de Almeyda, Prosinecki y Colusso terminaron por ser un fracaso. Las circunstancias eran poco propicias para que los jugadores mostraran su máximo rendimiento, como fue el caso del griego Tsartas, que se convertiría tiempo después en uno de los referentes de la plantilla. Se sumía el club en una época convulsa que González de Caldas no terminó de enderezar, propiciando un carrusel de desaciertos que llevaron al equipo a Segunda División.

En una recordada asamblea celebrada el 15 de mayo de 1997, en el World Trade Center, se derrumbaron los argumentos que tenía González de Caldas para permanecer al frente del Consejo de Administración y fue descabalgado del máximo cargo sevillista, accediendo a la presidencia Rafael Carrión Moreno.

1995/1996

1995/1996

FRANCISCO ESCOBAR GALLEGO

Francisco Escobar Gallego nació en 1939. Cursó estudios de Derecho, ejerció como juez magistrado y llegó a ser nombrado presidente de la Audiencia de Sevilla. Formó parte de la junta directiva con Luis Cuervas.

Como resultado de la convulsión que sufrió el Sevilla en agosto de 1995, con el desagradable episodio del descenso administrativo, se produce la dimisión inducida del Consejo que presidía Luís Cuervas. Ocupa entonces el cargo de presidente de manera interina José María Del Nido, para así evitar un vacío de poder que podría perjudicar al Club.

A los pocos días, Del Nido llama a José María González de Caldas, al propio Francisco Escobar y a Eduardo Romero -máximos accionistas del club- para que tomasen posesión como consejeros.

El 10 de octubre de 1995 accede a la Presidencia gracias al paquete accionarial que poseía GMA (Gestora de Medios Audiovisuales).

El primer Consejo de Administración de Francisco Escobar se compuso por los siguientes señores: José María González de Caldas y Roberto Alés García como vicepresidentes, y los siguientes consejeros: Américo Govantes, José Gómez Miñan, José Martín Baena, Ramón Ibarra, José María Cruz Rodríguez, Rafael Carrión, Moreno, Manuel Pérez Giraldez, Eduardo Romero y Miguel López Benjumea.

Durante los 127 días que Francisco Escobar es presidente del Sevilla -el mandato más pequeño en la historia del club- la situación económica se deteriora a una velocidad de vértigo y la social más rápidamente aún. En la Liga la situación se vuelve asfixiante, sólo se salva la participación en la UEFA, aunque en el segundo mes de su mandato, el Sevilla cae en la competición europea ante el FC Barcelona.

En la novena jornada el Sevilla pierde en el Sánchez-Pizjuán ante el Espanyol por 0-3. Es cesado Toni Oliveira y toma las riendas del equipo el entrenador del filial Juan Carlos Álvarez. Sólo llega un refuerzo que responde al nombre del croata Josko Jelicic.

La mejoría del equipo no llega y para colmo la afición sevillista tiene conocimiento de que Suker ha sido vendido al Real Madrid, lo que encrespa los ánimos de la afición. La situación continúa empeorando y Juan Carlos Álvarez es cesado para que Víctor Espárrago ocupe su puesto.

Los desaciertos deportivos y los desajustes económicos hacen que Francisco Escobar ceda a la presión social el 14 de febrero de 1996, llegando a la presidencia José María González de Caldas.

1986/1995

1986/1995

LUIS CUERVAS VILCHES

Luis Cuervas Vilches nació en Sevilla el 5 de mayo de 1932. Hábil hombre de negocios, fue primero directivo con José Ramón Cisneros Palacios y más tarde vicepresidente primero con Montes Cabeza.

Tras la dimisión de Gabriel Rojas se abre en el Sevilla FC un periodo electoral, donde compiten el propio Luis Cuervas y Rafael Carrión Moreno. Aún había otra candidatura, que encabezaba Carlos Díaz Lorente, pero pronto desistió. La posterior retirada de Rafael Carrión propicia que Luís Cuervas sea elegido por aclamación, al ser el único candidato, el 14 de octubre de 1986.

En la candidatura de Luis Cuervas figuraban personas de todos los sectores del sevillismo. La primera junta de Cuervas la componen José María Cruz Rodríguez, Ginés López-Cirera, y José Gandul como vicepresidentes; José Ramón Cisneros Marcos como secretario; Joaquín Medina y García de la Vega, como tesorero; y, José Rubio Álvarez, como contador. Cerraría su directiva con los vocales: Miguel Aguilar, Manuel Leonardo, José Castillo, Miguel Núñez, Manuel Suárez, Manuel Vizcaíno, Juan Arza, Francisco Cuervas y Felipe Martínez Alcalá.

José María Del Nido aterrizaría en el cargo de vicesecretario más tarde y también entra a formar parte de la Junta, con el cargo de vicepresidente, Francisco Escobar Gallego, que ostenta en esos momentos la presidencia de la Audiencia de Sevilla. Escobar Gallego ocupa el lugar dejado por Ginés López-Cirera.

El 19 de septiembre de 1990, cesa la junta por fin de mandato y meses después, en circunstancias parecidas a las anteriores elecciones, Luis Cuervas es reelegido.

En la nueva junta se produce el ascenso a vicepresidente de José María del Nido Benavente y entran los señores Octavio Mulet, Francisco Olid Castro e Ignacio Romera. La junta queda asi: José maría del Nido Benavente, Miguel Aguilar Martínez, José Álvarez Navarro y Francisco Escobar, como vicepresidentes; tesorero, Joaquín Medina García de la Vega; contador, Vicente Álvarez Navarro; secretario, Francisco Olid Castro; comisión deportiva, Juan Arza Iñigo; relaciones externas, José Castillo; presidente del Sevilla Atlético, Francisco Cuervas; vocal de peñas, Manuel Leonardo Ventura; vocal de instalaciones, Ignacio Romera Heras; y vocal médico, Octavio Mulet.

La trayectoria de Luís Cuervas tiene como objetivo claro aminorar las cargas por las deudas que ya venían arrastrando las directivas anteriores. En mayo de 1987 el Ayuntamiento recalifica los terrenos aledaños al estadio, lo que significaría un ingreso por encima de los mil millones de pesetas.

Con la inyección de dinero, comienzan a llegar al Sevilla FC buenos jugadores, y se saldan las deudas. Los Polster, Suker, Zamorano, Dassaev, Simeone y más tarde Maradona componen un racimo de estrellas, que también se vería reflejado en el banquillo, con Cantatore, Luis Aragonés, o Bilardo entre otros.

En estos años le correspondió también a Luis Cuervas la importante tarea de realizar la conversión del Sevilla FC en Sociedad Anónima Deportiva.

Durante el mandato de Luís Cuervas el Sevilla FC participa en dos ocasiones en la Copa de la UEFA, en 1990 y 1995. No obstante, y pese a que cada año se jugaba con tranquilidad la competición liguera, la afición exige al presidente un salto de calidad.

Precisamente la segunda oportunidad europea llega para el Sevilla el mismo año que trae emparejado el descenso administrativo a Segunda B- salvado por el empuje de la afición- al no presentar en tiempo y forma el aval correspondiente en la Liga de Fútbol Profesional, lo que costó la dimisión de Luís Cuervas como presidente del club. El pulso que Cuervas le echó a Jesús Samper, secretario general de la Liga de Fútbol Profesional, éste último apoyado por Antonio Baró, presidente de la Liga, le costó el cargo. Abandonó la presidencia el 5 de agosto de 1995.

Falleció el 4 de noviembre de 2002.

1984/1986

1984/1986

GABRIEL ROJAS FERNÁNDEZ

Gabriel Rojas nació en Sevilla en 1922. Constructor, hostelero y ganadero, accedió a presentar su candidatura a la presidencia del Sevilla a petición de Eugenio Montes Cabeza y de su mujer Lola Jiménez-Becerril, familiar de ex directivos. Contaba con el apoyo de buena parte del sevillismo, que veía en su figura un acicate importante para acometer todos los problemas que se le planteaban al Sevilla FC.

Se sometió a unas elecciones con un difícil contrincante, como era Rafael Carrión, pero las urnas dieron por ganador a Gabriel Rojas, que tomó posesión del cargo en junio de 1984.

Fue siempre un hombre comprometido con el Sevilla FC, cosa que demostró con muchas de sus acciones. A este presidente le deben los sevillistas gran parte del esfuerzo que significó el terminarse de cerrar el Estadio Sánchez-Pizjuan. Él fue el que completó las obras que se habían convertido en eterna y dotó de asientos todo el estadio.

En la directiva de Gabriel Rojas tuvieron cabida conocidos sevillistas como Manuel Rodríguez Sañudo, Pepín Moreno Suárez, Fernando Piñar y Mihura, Estanislao Asian, Miguel Ángel Vivas, Antonio Ojeda, Rafael Ochoa, Rafael Vaca, Manuel Gil Coronado, Augusto Lahore, Manuel Leonardo Ventura, Manolo Vizcaíno, y singularmente su sobrino carnal, el malogrado Alberto Jiménez Becerril.

En octubre de 1984 traslada la secretaría y oficinas del club al estadio Ramón Sánchez-Pizjuán.

Los fracasos deportivos forzaron su dimisión en octubre de 1986. Su ida coincidió con la salida del club de Manolo Cardo. A pesar de su renuncia, ejerció activamente su sevillismo en las posteriores asambleas, reiterando su disposición al club en caso necesario.

Murió en Sevilla en 2013 a los 90 años de edad.

1973/1984

1973/1984

EUGENIO MONTES CABEZA

Eugenio Montes Cabeza nació en Sevilla el 20 de agosto de 1915. Abogado de profesión, estuvo al frente de la entidad durante once años, entre 1973 y 1984, siendo considerado el mejor discípulo de Ramón Sánchez-Pizjuán.

Accedió a la presidencia tras ser avalado por las familias más influyentes del sevillismo en esa época, encontrándose entre ellos el propio presidente saliente. A finales del mes de diciembre de 1972 se abre el periodo electoral. Los rumores eran numerosos en cuanto a candidatos potenciales, pero pocos fueron los que dieron el paso al frente, entre ellos José María del Nido Borrego, que es animado a presentarse animado por un nutrido grupo de peñas. Cuando éste se entera de que Eugenio Montes Cabeza está dispuesto a tomar la presidencia del club, retira su candidatura, y apoya incondicionalmente a Eugenio Montes, que en la asamblea celebrada en el Teatro Cervantes es elegido por aclamación.

Aquella asamblea estuvo marcada por un llamamiento a la unidad del sevillismo. Las circunstancias no podían ser más adversas, el equipo flaqueaba en su juego aún en la Segunda División, y para colmo se le uniría un hecho que marcaría al sevillismo para siempre: el fallecimiento repentino de Pedro Berruezo sobre el terreno de juego de Pasarón, en Pontevedra.

La primera directiva que compone Eugenio Montes está formada por Gabriel Rojas, Luís Cuervas, Felipe Martínez, José Rubio, Modesto Artacho, José Antonio Moreno, Hermenegildo Gutiérrez, Francisco Jiménez Becerril, Carmelo Campos, Rafael Márquez Piñero, González de la Vega, Álvarez Broquetas, Francisco Ramos Herrera, Alfonso de Borbón, Luís Benavides y Enrique Rosendo. Posteriormente entrarían Antonio García Carranza, José F. Ortega Martel, Manuel Rodríguez-Sañudo Gutiérrez, Eduardo Ruiz del Portal Bermudo, José Antonio Carranza Cruz, Arturo Fernández-Palacios Clavo, Rafael Carrión Moreno, Juan Silverio de la Chica, Antonio Gil Zambrano, y Pedro Lázaro Amador.

El Sevilla FC buscaba afanosamente en la primera temporada de Montes Cabeza al frente la vuelta a la división de honor y hubo una leve reacción, pero ésta llega demasiado tarde. El cuarto puesto logrado no fue suficiente para el ascenso.

Aún tuvo que permanecer el Sevilla dos años más en Segunda hasta obtener en 1975 el ansiado ascenso. La situación económica no variaba y el Sevilla FC, apenas sin dinero, no podía hacer frente a inversiones en futbolistas de cierta entidad. En esos dos años solo llegan con cierta solvencia Biri-Biri, Rubio y Espárrago. El resto de jugadores que se incorporan a la primera plantilla procedían de la cantera.

Tras el ascenso, el 7 de septiembre de 1975 se inaugura la grada alta de Gol Sur en el partido contra Las Palmas, y el 26 de octubre del mismo año se inaugura la grada alta de Gol Norte en el partido contra el Valencia.

Son años de mediocridad clasificatoria y se produce la llegada de los argentinos Scotta y Bertoni, con los que se pretendía mejorar el nivel de la plantilla. En el banquillo se instalan Carriega y Miguel Muñoz, el Sevilla FC mejora algo en su juego, pero no consigue puestos importantes en las clasificaciones finales. La sustitución de Miguel Muñoz por Manolo Cardo resulta providencial, el coriano se hace cargo del equipo y lo catapulta dos veces consecutivas a Europa. Prácticamente eran los mismos jugadores que utilizaba Muñoz, con la sola incorporación del canterano Francisco, pero el equipo cambia radicalmente en su juego y principalmente en sus clasificaciones.

Fueron dos años importantes en la historia sevillista, pues se juega Copa de la UEFA, pero en la última temporada de Eugenio Montes en la presidencia, la 83/84, la presión de los aficionados, disconformes con el caminar del club, provoca la dimisión del presidente. Lo relevaría en sus funciones Gabriel Rojas.

Falleció el 30 de junio de 2008 a los 92 años de edad, siendo socio nº1 del Sevilla FC.

1968/1972

1968/1972

JOSÉ RAMÓN CISNEROS PALACIOS

José Ramón Cisneros Palacios nació en Cádiz el 25 de junio de 1923. Estudió Derecho en la Universidad de Sevilla, para posteriormente fundar el bufete que lleva su apellido y cuya sede se encontraba en calle Gravina. Ejerció la abogacía durante 52 años, obteniendo numerosos reconocimientos por su labor.

El programa de José Ramón Cisneros era sin duda ilusionante. Cisneros conocía perfectamente la desmoralización que había en el sevillismo, por ello dejó bien clara su intención de parar la sangría económica y darle la vuelta a la situación del club. Accedió a la presidencia el 17 de septiembre de 1968.

Las primeras gestiones que realizó el presidente Cisneros no pudieron ser más positivas, siendo además bien acogidas por el sevillismo: confirmó a Juan Arza en el banquillo y disminuyó la deuda al conseguir revocar en el último momento la venta de los terrenos que quedaban situados en el gol norte del Sánchez-Pizjuán, logrando venderlos al poco a una entidad financiera por el triple de su valor anterior.

En su primera temporada al mando del club logra uno de sus retos, devolver al Sevilla FC a la máxima categoría del fútbol español.

José Ramón Cisneros forma directiva con José María Cruz, José María Granado, Francisco Alonso de Caso, José Ignacio Artillo, Carlos Fernández, José Rubio, Antonio Delgado Roig, Francisco de la Vega, Manuel Rodríguez Granados, Manuel Romero, Francisco Ordoñez, Antonio García González, Eugenio Díaz Casado, José María Del Nido Borrego, Luis Cuervas, Miguel Rico, y José Antonio Moreno Suárez.

En su segundo año contrata a Max Merkel para el banquillo, y se producen las incorporaciones del paraguayo Baby Acosta y de su compatriota Toñanez. Esa temporada el Sevilla logra no solo afianzarse en Primera División, sino también una merecida tercera plaza que le daba derecho a jugar la Copa de Ciudades en Ferias.

Las estructuras del club estaban cambiando a pasos agigantados, la deuda se acortaba, pero en lo deportivo el club prácticamente no se reforzó el tercer año y comenzó a perder gas, hasta terminar en un buen séptimo puesto, pero afeado por el tercer puesto conseguido el año anterior.

Se produce la marcha de Max Merkel al Atlético de Madrid y se contrata al griego Dan Geordadis. El equipo se refuerza con la llegada de De Diego, Garzón, Juan Antonio y Ramoní II. Se lleva cabo una buena primera vuelta terminando la primera parte de la temporada en la parte alta de la tabla, pero la segunda mitad del campeonato se torna un desastre y al final no puede salvar la categoría a pesar del cambio de entrenador. Esto propiciará que la figura del presidente fuese cuestionada.

No obstante, Cisneros aguanta en la presidencia, y adquiere 150.000 metros cuadrados para construir la ciudad deportiva que lleva su nombre, firmando además un derecho de opción para adquirir otros 100.000 m2 más a un precio asequible, que posteriormente pasarían a poder del club, ya con Eugenio Montes Cabeza como presidente.

El 2 de septiembre de 1971 inaugura la sede de la secretaría del club en la calle Harinas.

Sin embargo, el caminar del Sevilla en la categoría no mejora, y la presión lleva a José Ramón Cisneros a presentar su dimisión en diciembre de 1972.

José Ramón Cisneros Palacios dejó una buena impronta como dirigente, especialmente en el tema de saneamiento del club, y en la recuperación del estatus del Sevilla FC.

Falleció en Sevilla el 6 de enero de 2002.

1966/1968

1966/1968

MANUEL ZAFRA POYATO

Manuel Zafra Poyato comenzó siendo directivo del Club al lado de su incondicional amigo Ramón Sánchez-Pizjuán. Cuando faltó éste, siguió al lado de los sucesivos presidentes, desde Francisco Graciani, pasando por Ramón de Carranza y Guillermo Moreno, hasta Juan López Sánchez.

La enfermedad de Juan López Sánchez precipitó su salida a la arena. A los directivos sevillistas le costó trabajo convencer a Zafra Poyato para que aceptase la silla presidencial, un modesto industrial con una tienda de confección en la calle Chicarreros, ante el vacío de poder que se producía. Zafra Poyato fue un hombre modesto, trabajador incansable, poco aficionado a salir en las fotos y le iba a tocar presidir al club en una delicada situación. Finalmente aceptó el reto en junio de 1966 y tomó las riendas del club con muchas deudas, muchas necesidades, y una plantilla de jugadores que generaba dudas respecto a su rendimiento.

Recién llegado, hace un manifiesto en el cual arenga al sevillismo para que se hagan socios, nombrando una comisión que inicia la que en esos momentos se llamó Operación 20.000, culminando con éxito su propósito.

Zafra recibió el legado positivo de la participación del Sevilla por primera vez en la Copa de Ciudades en Ferias, merced al octavo puesto conseguido en la temporada anterior. Fichó a Sabino Barinaga para el banquillo, y apostó por la cantera al no poder realizar grandes desembolsos en adquisiciones. A las primeras de cambio, el Dínamo de Pitesti apeó al Sevilla FC de la competición continental y fue cesado el entrenador. Juan Arza se hace cargo del equipo y lo salva del descenso in extremis.

En la siguiente temporada nuevo entrenador. Esta vez Antonio Barrios es el que ocupa el banquillo y en la jornada décimo octava debido a la desesperante situación clasificatoria es reemplazado por Juan Arza nuevamente. En esta ocasión no hay tanta suerte y tras 31 años ininterrumpidos en la máxima categoría, el Sevilla FC desciende a Segunda División por primera vez en su historia.

Manuel Zafra Poyato no logra superar la situación y cae enfermo, su familia temiendo por su vida le fuerza a presentar la dimisión.

1963/1966

1963/1966

JUAN LÓPEZ SÁNCHEZ

Juan López Sánchez, conocido como el droguero por ser el propietario del más importante almacén de droguería de Sevilla situado en la Encarnación, compaginó entre 1963 y 1966 tanto la presidencia del Sevilla FC como la presidencia del Círculo Mercantil. Ateneista, su valía y notoriedad social le llevaron también a ser miembro directivo de la Cámara de Comercio de Sevilla.

Con toda seguridad vivió en la presidencia del Sevilla FC los peores momentos que había vivido la sociedad hasta ese momento, pues el club arrastraba un déficit alarmante desde la etapa anterior. La construcción del estadio Ramón Sánchez-Pizjuán condenó a todos los presidentes que se sucedieron durante esta época; la losa económica no permitía a ninguno de ellos hacer grandes dispendios, puesto que todo el dinero que se recaudaba era para pagar a los jugadores y las deudas contraídas por la magna obra.

Tres años duró el mandato de Juan López Sánchez. Fue una etapa de suplicios y penurias. Al finalizar la primera temporada, López Sánchez realiza una importante operación financiera vendiendo los 22.000 metros cuadrados propiedad del Sevilla FC que se encontraban detrás de la grada de Gol Norte por una cantidad importantísima, pero insuficiente, debido a las grandes deudas que arrastraba el club. La situación extrema obliga a que se produzcan las ventas de Ruiz Sosa y Agüero, dos de los mejores jugadores.

Se tuerce el rumbo en lo deportivo al incorporarse efectivos de menor calidad que los que abandonaban la entidad, no quedando más camino que confiar en la cantera. Gallego, en edad juvenil, es subido al primer equipo, pero todo el sevillismo sabía que si el de Puerto Real cumplía las expectativas que había creado, pronto sería traspasado, tal como sucedió.

Durante el mandato de Juan López Sánchez, tres técnicos comenzaron sendas temporadas: Otto Bumbel, que consiguió un mediocre noveno lugar, Fernando Daucik que aún lo clasificó más bajo, concretamente en el lugar décimo, y finalmente Ignacio Eizaguirre, que no llega a cumplir la temporada completa teniendo que ser sustituido por Juan Arza, que al final logra parar el descenso del equipo que irremisiblemente buscaba la Segunda División.

Juan López Sánchez se rodea de amplios sectores del sevillismo y nombra como vicepresidentes a Antonio García Carranza y Fernando Robina, y como vocales a Pedro Cava, Francisco Alcalá, Fernando López, Manuel Burgos, Carlos Sundheim, Manuel Zafra, Luis Ibarra, José Huesa y al incombustible Antonio Sánchez Ramos. En su segundo año de mandato incorpora caras nuevas a su consejo directivo como José María Alcalá, Joaquín Castro y Carlos Carvajal. Antes de llegar a cumplir el tercer año, tiene que dejar la nave sevillista por recomendación médica.

López Sánchez fue un presidente que trató en todo momento de superar las adversidades y enderezar el rumbo del club, pero la losa de la construcción del Sánchez-Pizjuán era demasiada pesada y pasaría factura durante muchos años.

1961/1963

1961/1963

GUILLERMO MORENO ORTEGA

Guillermo Moreno Ortega se caracterizó por poseer una enorme valentía al hacerse cargo de la presidencia del club en un momento en el que no se encontraban soluciones a la deteriorada economía que atravesaba el Sevilla FC. En su mandato, de casi dos años, expuso su patrimonio hasta el punto de que muchos aficionados asegurarían que se arruinó en pos de buscar una salida a la delicada situación del club. La construcción del nuevo estadio había dejado al club en una situación económica realmente paupérrima.

Accedió a la presidencia del Sevilla FC por aclamación, ya que no había otro candidato. Su directiva la conforman los vicepresidentes: Antonio García Carranza y Juan López Sánchez, completando dicha directiva con Leonardo Loscertales, Joaquín Piñar y Miura, Marcos Mantero, Francisco Adorna, José P. Del Pobil, Eugenio Benjumea, Fernando Navarro, Francisco García Carranza, José María Conde, Gonzalo Liñán y José Huesca.

Es un periodo en el que comienzan a aparecer los denominados oficiosamente los Ángeles de la guarda, sevillistas que se conjuran para poner discretamente a disposición del club su patrimonio, y hacer posible correr con los gastos necesarios para que la entidad no desapareciese.

Bajo su mandato se toma la decisión de traspasar a Pereda y Szalay al FC Barcelona, dos de los mejores jugadores del plantel sevillista, con la intención de sanear las cuentas. Por desgracia esta transacción debilitó deportivamente al Sevilla FC.

Puso en marcha otras secciones deportivas en el club, hasta el punto que el Sevilla acogió en su seno a todos los deportistas del CADU (Club Atlético Deportivo Universitario), contando así los blanquirrojos con equipos de balonmano, atletismo, baloncesto, rugby, hockey sobre patines o tenis de mesa entre otros. El empeño que se puso en ellos los llevó a altas cotas en las diferentes disciplinas, llegando el club a contar con numerosos campeones de España en sus modalidades.

Pero lo más importante del mandato de Guillermo Moreno fue sin duda llegar a la final del Campeonato de España de 1962, aunque el Sevilla FC tuvo que conformarse con el sub-campeonato al perder en la final ante el Real Madrid por 2-1. Como logro también destacable está también la consecución del ascenso del Sevilla Atlético Club a la división de plata por primera vez en su historia.

La presidencia de Guillermo Moreno duró hasta 1963, temporada en la cual comenzaba a notarse el resultado que daba el trabajo de cantera, distinguiéndose figuras emergentes como Oliveros, Gallego o Moya entre otros.

Le sucedió en la presidencia Juan López Sánchez.

1957/1961

1957/1961

RAMÓN DE CARRANZA Y GÓMEZ-PABLOS

Ramón de Carranza y Gómez-Pablos, marqués de Soto Hermoso, nació en Cádiz el 21 de mayo de 1898. Se formó como teniente de navío en la Escuela Naval Militar de San Fernando, retirándose de la mar con el grado de capitán de corbeta para dedicarse a los negocios agroalimentarios. Es en ese momento cuando se instala en Sevilla, llegando a ser alcalde de la ciudad.

A Ramón de Carranza y Gómez-Pablo le tocó la tarea de ser el sucesor de un gran presidente como fue Ramón Sánchez-Pizjuán. Años antes, junto a éste y a su hermano José León de Carranza -alcalde Cádiz- creó el Trofeo Ramón de Carranza para aplacar la crisis económica que sufría el Cádiz debido a la construcción de su estadio.

Hasta el momento del fallecimiento de Ramón Sánchez-Pizjuán, el marqués de Soto Hermoso, había sido vicepresidente del Sevilla FC. Es por ello que estaba al corriente de la idea de construir un nuevo estadio y, al igual que su predecesor más inmediato –Francisco Graciani– , quiso seguir adelante con el proyecto.

Ramón de Carranza y Gómez-Pablo tuvo el honor de hacer el saque oficial el día 7 de septiembre de 1958, en el partido Sevilla FC- Real Jaén, inauguración oficial del Estadio Ramón Sánchez-Pizjuán.

El marqués formó una junta directiva con Diego Benjumea Vázquez, Manuel Zafra Poyato y Francisco García Carranza como vicepresidentes; José P. del Pobil, Turmo, Fernando Navarro Canela, Marcos Mantero, Velasco, Leonardo Loscertales, Antonio del Río, José María Conde y Gonzalo Liñan coparían el resto de cargos. La presidencia del Sevilla Atlético recaería en el vicepresidente Francisco García Carranza. Con posterioridad, se incorpora a la directiva Eduardo Osborne Vázquez.

Pero la época dorada en cuanto al rendimiento deportivo del equipo había pasado y prácticamente desaparecido. El marqués de Soto Hermoso había cumplido su palabra de construir un gran estadio, y a petición de un socio optó por que la denominación del nuevo terreno de juego fuese la de Estadio Ramón Sánchez-Pizjuán. Pero esta edificación tuvo un desorbitado coste, y el enorme desembolso que hubo de hacerse para realizar tan magna obra repercutió enormemente en el ámbito deportivo. Los Arza, Busto, Doménech, Herrera, Ramoní... se batían en retirada debido a la edad y sus sustitutos no tenía la calidad de estos; las más jóvenes estrellas de ese momento, véase Valero, Ruiz Sosa, Pepillo o Marcelo Campanal, no podían mantener al equipo en la línea de temporadas anteriores sin la llegada de grandes refuerzos. No obstante, al comienzo de su mandato si hubo un hecho relevante, el subcampeonato logrado en la Liga 1956/57 dio al Sevilla el derecho de participar como único representante hasta el momento del Sur de España en la Copa de Europa. De las cinco temporadas que Ramón de Carranza estuvo presidiendo el club cabe destacar también el curso futbolístico 59/60, en el que el equipo quedó clasificado en el cuarto lugar de la tabla.

El dinero para renovar a tiempo el equipo faltaba y esto se dejaría notar en los resultados, por otro lado, lo poco bueno que salía se vendía con rapidez para hacer caja, lo que motivó que el marqués de Soto Hermoso no aguantara el tipo y pusiese tierra de por medio en su mandato entregando el club al vicepresidente Guillermo Moreno Ortega.

Falleció el 14 de septiembre de 1988, a los 90 años de edad.

1956/1957

1956/1957

FRANCISCO GRACIANI BRAZAL

Nació un 5 de septiembre 1899 en Aranjuez.

Doctor ingeniero de caminos, canales y puertos se trasladó a Sevilla a principios de la década de 1930 donde contrajo matrimonio el 9 de abril de 1932 y fijando su residencia en la calle XVII Villa Sol Nervión.

A partir de 1935 comenzó a ejercer su profesión de ingeniero en Sevilla.

Cuando el 5 de mayo de 1948 Sánchez-Pizjuán vuelve a ser elegido presidente del Sevilla en su segunda etapa, lleva en su equipo de gobierno a Francisco Graciani como vicepresidente tercero de la entidad.

En el año 1956 forma parte de la Junta Directiva de Ramón Sánchez-Pizjuán en calidad de vicepresidente primero, por lo que tras el fallecimiento del presidente le correspondía estatutariamente cubrir la vacante.

En la reunión que la Junta celebra el martes 30 de octubre de 1956 con el sillón presidencial desocupado como homenaje a Don Ramón abrió la sesión con unas breves palabras indicando que el objetivo de la Junta debía ser honrar su memoria llevando a cabo con unidad e inquebrantable entusiasmo la gran obra que él dejó trazada.

La Junta, de forma unánime, le otorgó la confianza levantándose la sesión en señal de duelo.

Es el presidente en el momento de la colocación de la primera piedra del futuro estadio, y se mantuvo fiel al proyecto de edificación.

De esta manera, en febrero de 1957 firma como presidente del Sevilla FC la emisión del empréstito consistente en 100.000 obligaciones hipotecarias de 500 pesetas nominales cada una para la financiación de la construcción del nuevo campo.

Tras liderar este período como presidente del Sevilla en funciones y con la elección del nuevo presidente Ramón de Carranza y Gómez-Pablo en el mes de julio de 1957, el señor Graciani Brazal continúa en la nueva Junta directiva del marqués de Soto Hermoso ejerciendo de vocal.

Falleció el 14 diciembre de 1973 en Sevilla.

1942/1948

1942/1948

JERÓNIMO DOMÍNGUEZ Y PÉREZ DE VARGAS

Jerónimo Domínguez y Pérez de Vargas, marqués de Contadero, nació en Sevilla el 18 de junio de 1897. Llegó a ser alcalde de Sevilla, teniente de hermano mayor de la Real Maestranza de Caballería y la única persona en ostentar la presidencia de los dos clubes de fútbol sevillanos.

Fue nombrado presidente del Sevilla el 7 de septiembre de 1942. Remplazaría a Antonio Sánchez Ramos, quien a su vez había sido sucesor de Sánchez-Pizjuán cuando éste marcha a Madrid para ocupar el puesto de vicepresidente de la Federación Española de Fútbol. Es el propio Sánchez Ramos el que a instancias de Sánchez-Pizjuán propone al marqués de Contadero la presidencia del Sevilla.

Jerónimo Domínguez y Pérez de Vargas, marqués de Contadero, acepta dicha presidencia por dos importantes motivos: la petición de parte de su familia, muy identificada desde siempre con los colores del Sevilla FC, y en memoria de su hermanastro Juan Domínguez Osborne, Barón de Gracia Real, que acababa de fallecer y que había sido presidente del club desde 1928 a 1932.

El mandatario blanco, con los sabios consejos de Sánchez Pizjuan desde Madrid y Sánchez Ramos, el vicepresidente, en Sevilla, planificó una parcela deportiva con grandes aspiraciones. En primer lugar contrató a Patrick O’Connell, que había sido campeón de Liga con el Real Betis, e incorpora a jugadores de talla de Arza, Busto, Herrera y Campos. Con posterioridad consigue el regreso de Ramón Encinas -tercera etapa- con quien se conseguiría el mayor logro del Sevilla FC de la época: el campeonato de Liga. El club se consagraba definitivamente entre los mejores de España.

Desde 1947 establece la sede de la secretaría del club en la calle San Miguel nº10.

En mayo de 1948 abandonaría la presidencia en favor de Ramón Sánchez-Pizjuán, que había sido elegido democráticamente por la asamblea de socios sevillistas. Quedaban atrás los años en que el presidente era nombrado por la Delegación Nacional de Deportes.

El legado del marqués de Contadero no se ciñó sólo a la presidencia de los clubes sevillanos, fue, en general, un gran adalid del deporte en Sevilla. Donó los terrenos que llevan su nombre para el fútbol modesto, y por ello, la Federación Andaluza de Fútbol, cuando construyó las instalaciones de Ciudad Jardín, no dudó en denominar a las mismas con el nombre de Campos de Fútbol Marqués de Contadero.

Falleció en Sevilla en septiembre de 1966, a los 69 años de edad.

1941/1942

1941/1942

ANTONIO SÁNCHEZ RAMOS

Antonio Sánchez Ramos nació en Sevilla en 1905y se hace socio en la temporada 18/19. Con 21 años y cumpliendo el servicio militar es llamado por Juan Domínguez Osborne para formar parte de su directiva a instancias de Sánchez-Pizjuán. Posiblemente es el directivo más joven en incorporarse al Sevilla FC. Cuando Ramón Sánchez-Pizjuán accede en 1932 a la presidencia del Sevilla FC, nombra a este prohombre del fútbol como vicepresidente.

Antonio Sánchez Ramos estudia perito agrónomo y a su vez gestiona las tierras que pertenecen a su familia, situadas detrás de la fábrica de Hytasa. Cuando se funda la primera peña sevillista en la calle General Polavieja, es elegido presidente de la peña, haciendo una labor muy fructífera para el club. Su cargo en la peña no evita que siga siendo directivo del Sevilla hasta 1948, 22 años continuados como directivo. En algunos momentos es un crítico de Sánchez-Pizjuán, sin embargo, éste nunca prescinde de los servicios de Sánchez Ramos.

Ejerció en el Sevilla de vocal, tesorero, secretario, vicepresidente, delegado e incluso de secretario técnico. En 1941 cuando Sánchez-Pizjuán es llamado a Madrid para ser nombrado vicepresidente de la Federación Española de Fútbol, Antonio Sánchez Ramos que era vicepresidente, es nombrado presidente en funciones, manteniéndose en este puesto diez meses, por cuyo motivo podemos considerar -y aquí lo hacemos- como presidente efectivo, ya que fue una larga estancia que no debe pasar ignorada en la historia del Sevilla FC.

En la temporada 41/42, que es cuando Sánchez Ramos ejerce de presidente en el Sevilla, ficha a varios jugadores de gran valía: Alconero, Asencio, Eguiluz, Mateo, Retamar, y Soler.

A los diez meses de su presidencia es el propio Sánchez Ramos el que propone al marqués de Contadero la presidencia del club, el aristócrata acepta el cargo y él pasa a ser vicepresidente.

Fue conocido popularmente como El tío de puro por los enormes habanos que fumaba.

Antonio Sánchez Ramos fue directivo del Sevilla FC entre 1926 y 1948, y en dos ocasiones más, de 1957 a 1959, y de 1962 a 1966. A partir de entonces y hasta su fallecimiento, fue presidente delegado del Sevilla Atlético.

1932/1941 | 1948/1956

1932/1941 | 1948/1956

RAMÓN SÁNCHEZ-PIZJUÁN Y MUÑOZ

Ramón Sánchez-Pizjuán y Muñoz, quizás el presidente más carismático de la historia sevillista, nació en Sevilla el 21 de diciembre de 1900, y ocupó el máximo cargo en dos periodos distintos.

Al cumplir los 15 años entró a formar parte de los infantiles del Sevilla FC, jugando como guardameta. En la temporada 1917/18 pasa al segundo equipo, aunque llegó a participar muy poco.

A partir de 1918, hace una pausa en su colaboración con el Sevilla FC, cursa la carrera de Derecho, y en 1923, a la temprana edad de 23 años, el presidente Manuel Blasco Garzón lo nombra directivo con el cargo de secretario. Siguió en el mismo puesto con Juan Domínguez Osborne, Barón de Gracia Real.

Primer periodo, 16 de febrero de 1932 a 5 de diciembre de 1941

Cuando llegó a la Presidencia, demostró ser un presidente muy cualificado, carismático, recto, y con una personalidad aplastante.

Con el club en Segunda División, comienza a reforzar el equipo con la idea fija de ascender a la máxima categoría. Fichan por el Sevilla Fede, Segura, Silvosa y Torróntegui. Sin embargo, esa temporada, 1932/33, el Sevilla consigue una mala clasificación, y en la siguiente, siguen llegando refuerzos. Euskalduna, Pepe López, y Tache, entre otros se incorporan a la disciplina sevillista, y en la temporada 1933/34, el Sevilla FC se proclama campeón de Segunda División, y asciende por primera vez a Primera.

En la siguiente temporada siguen llegando refuerzos: Ayuela, Epelde, Palencia, y Viri. El Sevilla queda en quinto lugar y además se proclama campeón de la Copa Presidente de la República en 1935, ganando en la final que se disputa en Madrid al CE Sabadell.

En 1939 cosechará un nuevo triunfo de gran importancia: el Sevilla FC vence el Campeonato de España, ahora bajo la acepción de Copa del Generalísimo, tras derrotar al Racing de Ferrol. Era el segundo entorchado nacional que conseguía el club hispalense.

Sin embargo, en 1941, el régimen franquista decide nombrar a dedo a los presidentes de los clubes, y Sánchez-Pizjuán no entraba en sus planes. Javier Barroso, acoge a Sánchez-Pizjuán en el cargo de vicepresidente del organismo federativo, éste acepta, porque entiende que desde Madrid podía seguir ayudando al Sevilla FC.

Segundo periodo, 5 de mayo de 1948 a 28 de octubre de 1956

Habiendo relajado el régimen la designación a dedo de los presidentes de los clubes de fútbol, Sánchez-Pizjuán decide dar por terminada su estancia en Madrid y volver a Sevilla con el objeto de retomar la presidencia. Lo que no espera Sánchez-Pizjuán cuando vuelve a Sevilla, es que su brazo derecho, Antonio Sánchez Ramos, le dispute también la presidencia del Sevilla FC. Los principales poderes del club, aconsejan a Sánchez Ramos que se retire en su intento de optar a la presidencia y éste incluso acepta, pero enterado Sánchez-Pizjuán del deseo de Sánchez Ramos, se niega a tomar el mando de la nave sevillista, si antes no se celebran unas elecciones democráticas, para que la presidencia del Sevilla FC la ocupe el que los socios del Sevilla elijan. Celebradas estas, es elegido Sánchez-Pizjuán por mayoría absoluta.

En 1948, una vez terminado el campeonato de Liga, el Sevilla FC camina firme en la Copa con el propósito de proclamarse campeón, cosa que logra felizmente justo dos meses después de haber tomado posesión el nuevo presidente. De esta forma tres de los cuatro logros nacionales más importantes conseguidos por el Sevilla FC hasta el momento -las tres Copas de España- son conseguidas con Ramón Sánchez-Pizjuán como presidente.

Aunque la idea de la construcción de un nuevo estadio que sustituyera al vetusto campo de Nervión, ya se llevaba madurando desde hacía muchos años, fue en la década de los años 50 cuando se potenció la misma, y se hicieron los proyectos para la construcción del que en principio se pensaba denominar Grand Stadium y que al fallecer Ramón Sánchez-Pizjuán, se optó por el nombre por el actual, haciendo honor a uno de los más determinantes presidentes que ha tenido el Sevilla FC en toda su historia.

La madrugada del 28 de octubre de 1956, sorprendió la muerte a Sánchez-Pizjuán, el fin de semana que el equipo jugaba su partido correspondiente al Campeonato de liga en Las Palmas. El entierro fue multitudinario y muy sentido en la ciudad de Sevilla. Ramón de Carranza, a posteriori presidente del Sevilla FC y su sucesor, declaró: “Él quería construir para su Sevilla, un gran estadio. Sobre su cuerpo inerte, prometo que ese estadio se construirá. Ramón, vete tranquilo al cielo, que tus deseos serán cumplidos”.

1925/1932

1925/1932

JUAN DOMÍNGUEZ OSBORNE

Juan Domínguez Osborne, prolífico presidente, llega al Sevilla FC en un periodo muy complicado, que podríamos calificar de transición para el club. La famosa Línea del miedo, que tantas alegrías dio al equipo, comienza a entrar en declive, pues sus jugadores se hacen mayores. A ello hay que añadir el desgraciado fallecimiento de una de sus estrellas, como fue Enrique Gómez Muñoz, Spencer, uno de los abanderados de la Escuela sevillista, que marca profundamente el devenir del equipo.

Vivió de lleno el cambio del amateurismo a profesionalismo de los jugadores, y la puesta en marcha del campeonato nacional de Liga en 1928, comenzando la competición el Sevilla FC en Segunda División, debido a que no consiguió ser campeón ni finalista en el Campeonato de España anteriormente, criterio elegido por la Federación para elegir los primeros equipos que compondrían el elenco liguero de Primera División.

Sin embargo, nuevos y grandes jugadores comenzarían a incorporarse, como es el caso de Guillermo Campanal, Ventolrá, Padrón, Deva, Abad, Adelantado, Arroyo, Castro, Gual y Bracero, algunos de ellos jugadores míticos e imborrables de la memoria colectiva sevillista. Estas incorporaciones se efectuaron con el reto de conseguir poner los cimientos de un gran equipo.

En su largo periodo presidencial tuvo numerosos directivos en su staff, como Luis Ibarra, Eladio Rodríguez de la Borbolla, M. Amores, Luís Nieves, Juan Reimana, Eduardo Silvestre y Federico Maquedano, Bernardo de los Ríos, Armando Soto e Illana, José Luís Isern Rivera, Nicolás Carretero, Joaquín García de Tejada, Manuel Gayan, José Luís Buiza, Federico Flores, José Manuel Puelles de los Santos, Ramón López Romero, Eugenio Eizaguirre Pozzi, Francisco Toledo, Juan López García (Juanito Balompédico), Manuel Ríos Sarmiento, Carlos Piñar y Pickman, Antonio Calderón Hernández, Francisco Cárdenas, Antonio Alonso, Eduardo de la Mata, José Romero, Antonio Sánchez Ramos -el popular -tío del puro-, y, principalmente, Ramón Sánchez-Pizjuán, que faltó solo la temporada 1928/29, época en la que el otrora gran presidente sevillista, ocupó el cargo de presidente de la Federación Regional Sur.

Juan Domínguez tuvo que hacer frente al cambio de estadio, ya que vencía el periodo de alquiler de los terrenos de la Avenida Reina Victoria, trasladando las instalaciones a una nueva ubicación en el barrio de Nervión, en terrenos propiedad de la inmobiliaria del mismo nombre y pertenecientes al Marqués del Nervión. Sabedor Juan Domínguez de que el club no está en condiciones económicas de asumir dicha adquisición, no duda en pagar de su bolsillo el montante del valor del alquiler del terreno y la construcción del campo. Más tarde iría recuperando el dinero merced a los ingresos que obtenía el club tras la celebración de los partidos.

Falleció Juan Domínguez Osborne en 1942. Tras su muerte, su viuda doña María Manjón condonó la deuda que aún quedaba pendiente.

1924/1925

1924/1925

MANUEL BLASCO GARZÓN

Manuel Blasco Garzón nació en Sevilla el 17 de enero de 1885, estudia en los Escolapios, y más tarde obtiene la licenciatura en Derecho.

Es este un presidente sevillista -perteneciente a la masonería- muy activo, político de reconocido prestigio y muy popular. Orador brillantísimo, omnipresente en la vida social y cultural sevillana durante muchos años, fue presidente del Ateneo de Sevilla entre otros cargos en el mismo.

En 1921, organiza en el Palacio de San Telmo un hospital de sangre para aliviar a los heridos en el desastre de la batalla hispano marroquí que se produce en Annual (Marruecos).

Durante su mandato en el Ateneo se propuso llevar la cultura a todos los rincones de Sevilla. Muestra de ello fue la salida a las casas de vecinos para hacer partícipes de la cultura a aquellos que ni soñaban, tal vez, con poder acercarse a ella. Blasco Garzón pretendía desde su cargo, en 1925, llevar el nivel cultural a los barrios y contribuir a la educación de los ciudadanos, ayudando a la lucha contra el analfabetismo. Un proyecto sin igual en la época.

En el terreno político fue concejal del Ayuntamiento de Sevilla, ejerciendo de alcalde interino en varias ocasiones; diputado por Sevilla en Cortes con la izquierda liberal en 1923; y una vez constituida la Segunda República, se presentó a las elecciones con el Partido Republicano Liberal en 1933 y por la Unión Republicana en 1936. Alcanzó el máximo en política al ser ministro de Comunicaciones y Marina Mercante y después ocupar la cartera de Justicia.

En el aspecto que nos ocupa, el sevillista, se convierte en íntimo amigo de Fray Jerónimo de Córdoba con el que iba a ver los partidos que jugaba el Sevilla en los terrenos de la Trinidad a principios del siglo XX. Como anécdota a contar, acompañaba al famoso fraile el día que éste recibe una pedrada en la cabeza, considerándose por ello a Fray Jerónimo como víctima de la violencia futbolística en nuestro país.

Su llegada a la presidencia del Sevilla FC, no hace sino confirmar los aires de modernidad y cultura en un club que, desde su nacimiento, ha tenido el firme propósito de hacer participar a los jóvenes de la ciudad del deporte del balón.

Durante su mandato el Sevilla consigue dos Copas de Andalucía y es pionero en dos cuestiones sin precedentes en el club: contrata al primer médico que tiene la sociedad. José Manuel Puelles de los Santos, y organiza las primeras concentraciones que realiza el Sevilla, en una finca propiedad del Barón de Gracia Real, más tarde también presidente, en el sevillano pueblo de Villanueva de Rio y Minas. También consiguió que en el Estadio Reina Victoria se jugara la final de la Copa de España entre el Barcelona y el Club Arenas de Guecho. Además, acogió en su directiva a un joven llamado a escribir las mejores páginas de la historia del club: Ramón Sánchez-Pizjuán.

Una vez abandonada la presidencia sevillista siguió ligado durante años a la sociedad, y en 1927 fue nombrado presidente de la Federación Andaluza de Fútbol.

En ese mismo año se convertirá la figura de Blasco Garzón en imperecedera por su presencia en una foto muy especial: la del homenaje a Góngora en el Ateneo. El ciclo de conferencias fue organizado por nuestro presidente, y participaron ilustres como García Lorca, Rafael Alberti, Jorge Guillén y Dámaso Alonso entre otros. Fue en ese encuentro donde se acuñó el término Generación del 27, todo un hito para la cultura de nuestro país que traspasó fronteras.

Blasco Garzón fallece exiliado en Argentina, el 21 de noviembre de 1954, sin poder volver a su tierra. Recientemente se le ha concedido una calle en Sevilla a instancias del Sevilla FC.

1921/1924

1921/1924

CARLOS PIÑAR Y PICKMAN

Carlos Piñar y Pickman nació el 8 de mayo de 1886 en la ciudad de Sevilla. Accede a la presidencia del Sevilla FC a los 36 años de edad, habiendo estado ligado al club antes de acceder a la presidencia en calidad de directivo, y así mismo, tras su paso por la presidencia, volvió a ser directivo durante muchos años, teniendo una gran intervención en la compra de los terrenos del viejo Nervión.

Durante las tres temporadas que duró su mandato obtuvo tres campeonatos de Andalucía. También se reformaron las instalaciones del campo de la avenida de la Reina Victoria.

Carlos Piñar se casó con Regla Miura Hontoria, de cuyo matrimonio nacieron 8 hijos todos muy aficionados al fútbol, y por supuesto seguidores del Sevilla FC. Dos de los hijos de Carlos Piñar más tarde ocuparon puestos que les ligaban al fútbol: Joaquín Piñar y Miura, el mayor de sus hijos, fue tesorero y secretario del Sevilla FC; otro de sus hijos, José María Piñar y Miura, fue presidente de la Federación Andaluza de Fútbol desde 1956 a 1965. Por su parte, Fernando Piñar y Parias, uno de los numerosos nietos de Carlos Piñar, fue directivo del Sevilla en los años 80 con Eugenio Montes Cabeza de presidente.

Carlos Piñar y Pickman formó una directiva con los siguientes señores: Manuel de la Prada, Manuel Blasco Garzón, Carlos Alonso, Manuel Zapata, Carlos Alonso, Guillermo Taylor, Eduardo Rodríguez, Miguel Zapata, Rafael Rodríguez, Antonio García, E. Fernández Roche, José Romero, José Castilla, Pablo Sabaris, José Canales, Rafael Bernal, Manuel de la Vega, José Lafita, Rafael Trujillo, Nicolás Carretero, Antonio Badillo, Diego Otero, y Sebastian Soto.

Carlos Piñar y Pickman falleció en Sevilla el 21 de Febrero de 1972.

1920/1921

1920/1921

ENRIQUE BALBONTÍN ORTA

Enrique Balbontín Orta nació en Sevilla en 1892. Desde muy joven tomó las riendas del negocio familiar: una fundición de hierro. Llega al sillón presidencial tras Paco Alba.

El presidente Balbontín apenas cambia algunas cosas en la dirección del club, aprovecha la magnífica gestión que había realizado su predecesor, y una vez se produce el óbito de Alba, prepara las elecciones para que se elija a un nuevo presidente.

El exitoso empresario sevillano forma una directiva con los siguientes señores: Manuel de Medina y Carvajal, Rafael Bernal, Eduardo Rodríguez, Guillermo Taylor, Carlos Ruiz, Nicolás Carretero, Carlos Piñar Pickman, Rafael Rodríguez, Antonio Roche, Pepe Canales, Manuel de la Prada y Carlos García Martínez. Como representante en la Federación Regional Sur designa a Juan Otero.

En los trece meses que Enrique Balbontín permanece en la presidencia el Sevilla, consigue una Copa de Andalucía. La final la jugaron el Sevilla y el Betis ganando el Sevilla por 4-0, tras la retirada del Recreativo de Huelva y Nacional de Sevilla, el Betis propone que la cosa no se quede en un solo partido tras perder, y el Sevilla le da la revancha aceptando jugar un nuevo partido donde vuelve a imponerse, esta vez por 1-0.

El Sevilla tiene un equipo con una enorme calidad bajo su mandato, donde destaca de gran manera la llamada Línea del miedo, aquella que formaban Escobar, Spencer, Kinké, León y Brand, cuatro sevillanos y un catalán que hacían goles en cantidad y calidad inusitadas. Enrique Balbontín ficha durante su mandato al gallego Herminio, que llegaría a formar una línea prácticamente infranqueable en la defensa sevillista.

1919/1920

1919/1920

JORGE GRAELLS MIRÓ

Jorge Graells Miró, nació en Barcelona a finales del siglo XIX, emigrando con 18 años a Sevilla para incorporarse a la empresa catalana radicada en Sevilla, Hilaturas Fabra&Coast, y más tarde a la Industria Sombrerera Española. Graells Miró presidió la entidad blanca durante un corto periodo de tiempo.

En 1915 colabora junto a Paco Alba en la creación de la Federación Regional Sur, de la que es vicepresidente en su fundación, cuando Paco Alba deja el ente federativo para dedicarse más profundamente al Sevilla FC, continuando con José Montes Sierra al mando.

Siendo un hermano suyo presidente del FC Barcelona, conseguiría nuevamente hacer campeón de Andalucía al equipo blanquirrojo, y bajo su mandato se diseñó el actual escudo sevillista, realizado por Pablo Rodríguez Blanco, empleado de la Seville Water Works. Durante sus años de presidencia fue también cuando el Sevilla realizó la famosa gira por el norte de África.

Pese a estar poco menos de un año al frente del Sevilla FC, Jorge Graells siguió ligado a la entidad sevillista durante muchos años. En 1955 con motivo de las Bodas de Oro del club, Ramón Sánchez-Pizjuán le nombra presidente de la Comisión Organizadora de dicha efeméride. La gestión de éste fue tremendamente positiva tanto en lo deportivo como en lo social. Las Bodas de Oro del Sevilla FC sirvieron como ejemplo del buen hacer para varios clubes españoles por su perfecta organización pese a contarse con numerosísimos actos. En esta fecha Jorge Graells era el socio número uno del Sevilla.

Falleció en Sevilla poco antes de cumplir los 70 años de edad de un infarto de miocardio.

1914/1919

1914/1919

FRANCISCO JAVIER ALBA Y ALARCÓN (PACO ALBA)

El popular Paco Alba había nacido en Sevilla en 1890. El club sevillista vivió durante la presidencia de Francisco Javier Alba y Alarcón, una etapa de plena madurez que llevó a la entidad a su definitiva consolidación, pero no sin problemas previos, y en un momento muy delicado para la entidad sevillista.

El club mantiene en esos momentos una crisis de identidad, con dos facciones muy claramente posicionadas, la primera encabezada por José Luis Gallegos, presidente interino tras la marcha de Miró Trepat, que mantiene que el Sevilla FC debe ser un club polideportivo, en el que el fútbol debe ser un deporte más ente otros. La postura opuesta es liderada precisamente por Paco Alba, que mantiene que la pureza de la sociedad como ente futbolístico primordial es esencial para el futuro, aunque no descartaba el mantenimiento de otras disciplinas deportivas, pero con un carácter complementario.

Como en todos los enfrentamientos, llegado el desenlace, sale victoriosa la posición de Paco Alba, pero desgraciadamente no sin coste social y deportivo para la entidad, pues ésta pierde un importante capital humano, y directivos de gran valía, que habían dotado a la sociedad del estatus necesario. A modo de ejemplo, nunca más se supo de José Luis Gallegos como sevillista.

Paco Alba se da cuenta de la importancia del fútbol, y de lo que este deporte significaría años más tarde. Fue un hombre polifacético y con gran talante organizativo, lo que le condujo a liderar la creación de la Federación Regional Sur, siendo su primer presidente. Su gran labor federativa fue decisiva para la creación del Campeonato de Andalucía, y para la organización del fútbol andaluz.

Inauguró un nuevo estadio, el Campo de Sport del Sevilla FC, sito en la Avenida de la Reina Victoria, en la hoy Avenida de la Palmera, e incorporó a su directiva a Luis Ibarra y Osborne, Jorge Graells Miró, Manuel Bon Ramos, Fidel Echeverría, Carlos García Martínez y Diego Otero Sánchez, que ejercía de directivo y jugador con el nombre de Niño Vega. Completaban la directiva Nicolás Carretero, Carlos Leconte, Francisco Díaz, Adolfo Jurado, Antonio García, Máximo Hortal, Francisco Hoyas y Luis Mauduit.

Con Paco Alba se trasladó la secretaría a los altos del Centro Mercantil e Industrial en la calle Sierpes nº69, dejando de peregrinar la sede por los domicilios particulares de los directivos, como había sucedido hasta entonces.

Falleció inesperadamente en abril de 1921, cuando contaba con solo 31 años, llegando a ser uno de los presidentes más carismáticos e importantes para la entidad sevillista, y el que la hizo madurar en el panorama futbolístico nacional.

En 1928, la directiva sevillista decidió que había que construir un mausoleo a Paco Alba, junto a los jugadores Spencer y Tornero, fallecidos desgraciadamente poco antes, pero con la construcción del campo de Nervión y la multitud de gastos, cayó en el olvido. 84 años después, recuperada esa acta por el Área de Historia, este deseo fue hecho realidad, y se colocó dicho mausoleo, que hoy pueden visitar en el estadio Ramón Sánchez-Pizjuán.

1912/1913

1912/1913

JOSÉ MARÍA MIRÓ TREPAT

José María Miró Trepat, empresario procedente de Barcelona, llegó a Sevilla para curarse de una enfermedad pulmonar. En Barcelona, donde llegó a convertirse en el segundo presidente del RCD Espanyol, regentaba un tostadero de café, que a su vez tenía una cadena de estos establecimientos por toda España, motivo por el cual, a su llegada a Sevilla, se puso al frente del Café Tupinamba.

Se incorporó al grupo de entusiastas sevillistas que encabezaba José Luis Gallegos, fue directivo con este y, más tarde, con Carlos García Martínez. Atesoró todo un torrente de experiencia en el mundo del fútbol, lo que provocó la decisión por parte de los socios sevillistas de nombrarlo presidente, pues era considerado el apropiado por sus características.

Fue prototipo regeneracionista, y bajo su mandato se nombra como vicepresidente a Manuel Zapata Castañeda, así como a los secretarios Francisco Caballero-Infantes, y Rafael Rodríguez. Como tesorero, a Carlos García Martínez, y el resto de la junta la componen, Joaquín Valenzuela, Fermín Zapata, Luis Ibarra y Osborne, Carlos Folache González, Fernando Escandón, y Juan Mackenzie.

Uno de los logros más importantes de Miró Trepat al frente del Sevilla fue realizar las gestiones para dotar al cub de un campo idóneo para la práctica del fútbol. Las gestiones con las autoridades municipales permitieron la cesión de los terrenos en donde se construiría el Campo de Sport del Sevilla FC, junto a la caseta de Feria del Centro Mercantil, delante de la antigua estación de trenes de San Bernardo. El 1 de enero de 1913 se inaugura este primer campo reglamentario del Sevilla FC, con las dimensiones establecidas, con vallas alrededor del terreno de juego, un pequeño palco, y el alquiler de sillas para los aficionados. Aún con estas precarias instalaciones en ese momento, era el mejor campo dedicado exclusivamente al fútbol de Andalucía.

Eran los tiempos de la secretaría en la calle Alberto Lista nº 1, cuando Miró captó para su directiva a Paco Alba, el popular jugador sevillista, que se preparaba para ser en el futuro cercano otro de los más importantes presidentes del club.

En el momento de su marcha se celebra una cena homenaje que causó gran expectación, por la confraternización de los momentos que allí se vivieron. Fue entonces cuando Miró pronunció una de las frases esenciales para la idiosincrasia sevillista:

“Vosotros representáis la alegría, la salud, la fuerza y la robustez; en las reuniones que celebramos no se habla de política, en el seno de nuestra sociedad de sport caben por igual el pobre y el rico, hasta nuestra afición es reflejo de nuestra Sociedad de sport, pues en nuestro campo se codean personas de todas las clases sociales, y se os debe enaltecer, porque tenéis como norma la disciplina, por ideal la victoria, la fortaleza es nuestra aspiración, y la admiración de los demás nuestro premio”.

Miró Trepat se trasladó a Madrid en 1914, y allí siguió su carrera llegando a ser presidente de la Gimnástica de Madrid y del Racing de Madrid. Posiblemente ha sido el único español que ha tenido el orgullo de ser presidente de cuatro clubes, todos ellos de primera línea.

Al marcharse ostenta la condición de presidente honorario, y le sustituye provisionalmente en el cargo José Luis Gallegos Arnosa.

1908/1909 | 1909/1912

1908/1909 | 1909/1912

CARLOS GARCÍA MARTÍNEZ

Nació en Cucayo (Santander) el 21 de junio de 1886, hijo de una familia de ganaderos. Sus padres enviaron a Carlos a Sevilla al amparo de su tío Vicente García González. Estudió el bachillerato en los Escolapios. En 1900, una vez terminado el bachiller, se matriculó en la Universidad de Deusto para hacer la carrera de Derecho.

Es hasta el momento el presidente más joven en la historia del Sevilla, ya que accede al cargo con 22 años, el 11 de junio de 1908. Se inicia en el fútbol a principios de siglo, jugando precisamente en Deusto, y por motivos profesionales regresa a Sevilla en 1905. Se enamora de Sevilla y de su club de fútbol, convirtiéndose en un directivo muy importante, formando tándem con José Luís Gallegos en el puesto de tesorero, ya que Carlos García Martínez merced a su pequeño patrimonio sufragaba en muchas ocasiones los gastos que se originaban en el club con motivo de los desplazamientos, principalmente a Gibraltar y Huelva.

Fue el ejemplo claro de que, en aquella época ser directivo y jugador era lo habitual, pues figura en muchas alineaciones hasta su retirada en el año 1915. Una vez deja la presidencia en 1912 para dar paso a José María Miró Trepat, ejerce de vicepresidente y directivo, permaneciendo ligado al club hasta 1919.

En su directiva figurarían personas como Luis Ruiz de Castañeda, Cirilo Smith, José Lafita, Eugenio Ramos, Carlos Leconte y Félix Andrades. En el año 1910 se incorpora a la directiva Francisco Montoto. Para aquel entonces la secretaría se había trasladado a la calle Mariana de Pineda nº3. En 1911 la secretaría vuelve nuevamente a la calle Alhóndiga, nº 67. En 1913, ya siendo presidente José María Miró Trepat, Carlos García Martínez sufragó el coste del vallado del Campo del Mercantil.

Entre sus logros está el haber popularizado el deporte del fútbol entre las mujeres de la época, algo inimaginable en la vetusta sociedad sevillana.

Su actividad en la ciudad no se limitó al ejercicio del fútbol, ya que perteneció al Círculo Mercantil y al de Círculo de Labradores, siendo directivo en ambas instituciones. Asimismo, fue concejal del Ayuntamiento de Sevilla.

Fallece en Madrid el 25 de abril de 1942, a la temprana edad de 56 años.

1905/1908 | 1909/1909 | 1913/1914

1905/1908 | 1909/1909 | 1913/1914

JOSÉ LUIS GALLEGOS ARNOSA

José Luis Gallegos Arnosa, nacido en Jerez de la Frontera, fue enviado a estudiar a Inglaterra muy joven, donde tomó contacto con el football, deporte en auge en Gran Bretaña. Fueron muchos los partidos que el joven José Luis jugó allí, pues el football era considerado asignatura obligatoria. Regresó en 1903 a Sevilla con gran conocimiento de este deporte. Su espíritu deportivo le hace organizar numerosos encuentros entre jugadores del mismo club. A finales de 1904, Gallegos abandera la institución en la que jugaban casi de manera clandestina, ya que este deporte era considerado una actividad indecorosa en la costumbrista sociedad sevillana, que incluso fue perseguido por las autoridades. De hecho, el football se jugaba en un corralón cerrado de la fábrica de vidrios de La Trinidad.

Concretamente en octubre de 1904, se decide comenzar el proceso para registrar la sociedad sevillista por tres motivos fundamentales. E l primero para darle carácter público y acabar con la clandestinidad; el segundo para cumplir con la Real Orden Circular de 1902, que obligaba a las sociedades a inscribirse en el Registro de Sociedades, (antes no era necesario); y el tercero, para posibilitar que el Sevilla Football Club pudiese participar en el futuro, en las competiciones que comenzaban a organizarse a nivel nacional. Entre octubre de 1904 y enero de 1905 se presentan los nuevos estatutos para su aprobación por parte del ya citado gobernador civil. Tras la aceptación de los estatutos y elección de la junta directiva el 23 de septiembre de 1905, son inscritos en el Registro de Asociaciones el 14 de octubre de 1905.

Le acompañaron en su gestión inicial apellidos ligados a la primera época del Sevilla y componentes de las generaciones intermedias desde 1890, personas como Manuel Jiménez de León, Juan Mejías, Samuel Hammick, Manuel Zapata Castañeda, y Charles Langdon, hijo de John Sidney Langdon, socio fundacional, médico del Sevilla Football Club, y linier en el primer partido organizado en España el 8 de marzo de 1890, entre el equipo sevillista y el Huelva Recreation Club. También se incorporaría más tarde a la directiva Carlos García Martínez. En estos momentos la secretaria se encontraba en la calle Teodosio, nº 14.

En el año 1907, se producen algunos cambios en los directivos, permaneciendo solo Manuel Zapata de los anteriores, y sumándose a los nuevos Tiburcio Alba -hermano de Paco Alba, presidente a la postre-, Adolfo Bernal, Manuel Valdés y Enrique Lacave. En 1909 la secretaría es trasladada a la calle Alhóndiga, nº67. Ese mismo año entra también como nuevo directivo José María Miró Trepat, posteriormente también presidente sevillista.

José Luis Gallegos tuvo dos mandatos más, unos meses en 1909, y en 1913, motivado por la marcha de José María Miró Trepat.

1890/1905

1890/1905

EDWARD FARQUHARSON JOHNSTON

Edward Farquharson nació en Newmill Elgin (Escocia), un 14 de octubre de 1854. Llegó a Sevilla en 1871, con 17 años.

El Sr. Johnston sirvió como vicecónsul en Sevilla desde el 23 de enero de 1879 hasta su retiro el 5 de octubre de 1906.

Su presidencia y el conocimiento del club traspasó todas las fronteras, ya que incluso hasta Nueva Zelanda trascendió su fama: "El club, bajo la presidencia del afable vicecónsul Mr. E. F. Johnston, está en una condición floreciente".

Tras completar sus estudios, el Johnston comenzó a trabajar en la casa de Robert McAndrew y Compañía, en Londres, quienes estaban emparentados con la familia de su madre, y que tenían unas extensas conexiones de negocio en España y Asia Menor. Después de varios años en la oficina de Londres, el Johnston marchó a Sevilla como director de la firma española de negocios. Alrededor de 30 años permaneció encargado de supervisar las actividades de la empresa, que dirigió con notable éxito, incrementando de manera significativa unas operaciones ya de por sí relevantes.

La naviera MacAndrew, de la que era copropietario y director en Sevilla era la encargada de suministrar material deportivo al club, así como un gran número de jugadores.

Otra de las compañías que desde siempre se han relacionado con la fundación del Sevilla Football Club ha sido la Seville Water Works Company Limited, popularmente conocida como la del Agua de los Ingleses. Esta compañía se hizo cargo del abastecimiento de agua de Sevilla mediante una concesión municipal. Edward Johnston era uno de sus directores.

No solo eran estas sociedades, como empresario también participaba y estaba a cargo de otra serie de entidades, a través de las cuales tenía estrecha relación con los padres de los que a principios de siglo fueron jugadores del club.

Se le conoce una amplia actividad cultural, la cual le sirvió para tener estrecha relación con Romualdo Jiménez, pieza importante en el futuro Campo de La Trinidad, y como en el caso anterior, padre de futuros sevillistas protagonistas activos de los trámites de 1905.

Según consta en los correspondientes Libros, en 1874 se inscribió en el Centro Mercanti (hoy Círculo Mercantil e Industrial), con número de socio 1.057.

Apasionado sportsman, el relato más antiguo de su actividad lo encontramos en 1878 a bordo del bote Macareno, formando parte de la tripulación junto a Welton y Niño, ascendientes de los futbolistas pioneros del club, en unas regatas celebradas en el Guadalquivir, junto a Tablada, en honor de la familia real, de visita en Sevilla. Junto a Edward Johnston aparecen Welton, padre de Carlos y Enrique; y Niño, tío de los anteriores y de los Coto, del Recreation Club de Huelva. También fue presidente de la Sociedad del Tiro de Pichones. Johnston fue el referee del primer partido de fútbol, entre dos clubs constituidos y bajo las reglas de la Federación Internacional, jugado en España. No fue un hecho aislado que arbitrara aquel partido. Las referencias lo sitúan como árbitro habitual en el siglo XIX. Años más tarde, en enero de 1909, la ciudad de Sevilla se moviliza en ayuda a los damnificados del cruento terremoto de Mesina. Era el partido considerado como la presentación en sociedad del Sevilla Football Club, y, como años atrás, fue árbitro del mismo.

Falleció el 14 de junio de 1924 y fue incinerado en Golden’s Green.

  • Visto: 1020